30/4/12

A UNAI LE FALTAN FASCÍCULOS

El ridículo de La Rosaleda se podrá torear con un montón de justificaciones y coartadas. Palabrería no van a faltar. Se dirá que el Valencia sigue siendo tercero en la Liga; también se dirá que la diferencia de goles con el Málaga es favorable para el caso de un empate a puntos; incluso se dirá que aún quedan tres jornadas y que el calendario que le espera a los rivales es mucho más complicado que el propio; y se dirá… lo que se quiera. Por hablar que no quede. Decir cosas que en algunos casos hay que escuchar varias veces para… acabar sin entenderlas, es habitual. “El resultado es justo, con las connotaciones del gol y la expulsión de Feghouli”.

Lo que dejó claro Unai es que el ridículo del equipo quedó en un escaparate, a la vista de todos, y que su imagen, la del entrenador, aunque en la meseta la pinten de colorines, sigue siendo la alguien que en ocasiones aparenta que le falta algún fascículo de la colección. Como si hubiera días en los que no fue a clase.

Cuando el hoy tercero de la mejor Liga del mundo (que equivale a ser el primero de la Liga terrenal) se juega "una final" –es una expresión de Unai- y a lo largo de los noventa minutos sólo remata a portería rival en una oportunidad, y el susodicho técnico carece de capacidad de reacción, es para que, por lo menos entone el mea culpa, y para que su presidente le envíe a… confesarse.

De chavales, cuando en alguna excursión del cole íbamos de viaje, cantábamos todos a una aquello de “¡Para ser conductor de primera, acelera, acelera…! ¡Acelera, señor conductor…!” Ayer el Valencia se fue de viaje hacia una final y también "cantó". Porque para ser lo que era, desafinó. ¡Che ni una!  Y no es que no pisó acelerador, es que ni siquiera pasó del ralentí. ¿Reacción? ¿Un tiro entre los tres palos? Como tantas otras veces el portero Guaita evitó que la indigestión fuera mayor. ¡Ah! Y en el equipo de enfrente vimos a un chico con tendencia a engordar, al que le falta bastante, que le sacó el rubor. Al acabar, Al-Thani exclamó: "Unai es guay"

391 (Publicado en Las Provincias el 30 de abril de 2012)