18/11/14

Saludos

Publicado en Valencia Fruits, nº 2.651 (18 de noviembre de 2014)

14/11/14

DERECHOS Y PATALETAS

¡Pasen, señores pasen! ¡Entren, porque esto va de entradas! Por un lado, la que restringe el Valencia para el acceso la junta general de accionistas que celebrará el próximo día 20 de noviembre en el Palau de la Música, y por el otro las que despacha el Levante para asistir el derbi local que tres días después se disputará en el campo de Orriols.
Cada uno es dueño de su casa. Pero los dos casos de entradas han puesto la polémica sobre la mesa. Ambos asuntos han supuesto cruzar la línea roja que es una metáfora que últimamente ha adquirido tanto protagonismo como escasa eficacia. Existen diferencias en lo de traspasar las líneas que marcan límites de actuación y cada vez es más complicado llegar a un acuerdo que contente a todos porque siempre acaba saliendo el discrepante de turno que dice que bueno, que vale, pero que su vara de medir es otra distinta.
En su derecho como sociedad privada, el Valencia ha marcado una serie de requisitos para la inmediata junta de accionistas. Una serie de normas que a lo mejor en Singapur están a la orden del día, no te digo que no. Pero aquí, después de tanto empalago con la palabra transparencia, los blindajes desencadenan críticas y pataletas. A uno, que con los años disfruta cada día más del "animus jocandi", lo de prohibir la retrasmisión de la junta o limitar la asistencia de un sólo periodista por medio de comunicación, no es que le suene a un veto sin precedentes, es que le parece una proclama Goebbeliana. Pero, bueno, están en su derecho.
La discusión sobre las entradas del derbi radica en el precio que el club azulgrana ha fijado para las 1.500 localidades que destina a los aficionados rivales y al supuesto pacto por el que la cantidad a pagar debía de ser de 15 euros en lugar de los 30 que se han establecido.
Por mucho que se pueda pensar que los pactos se sobreentienden, siempre deberían de suscribirse para luego poder pisar firme. Entre el Valencia y el Levante no existe desde hace tres años un acuerdo verbal en eso de fijar los precios. Ha habido de todo, como en botica. Y ahora el consejo levantinista se apoya exclusivamente en el punto de equilibrio en que se cruzan las curvas de la oferta y la demanda, porque pretende hacer caja como cualquier otro club que recibe la visita de un equipo de mayor enjundia.
Es su derecho, de la misma forma que lo tiene el  consejo del Valencia para, como ha anticipado a modo de protesta o medida de presión, no acudir al partido de Orriols. Pero cada uno en su casa... ¡Hala!, como si las cosas no estuvieran suficientemente tensas, ¡échenle más madera!
(Publicado en Las Provincias, día 14 de noviembre de 2014)

11/11/14

¡Elige, y que la suerte te acompañe!


¡Que la suerte te acompañe para poder asistir a la junta general de accionistas del Valencia!
----
El Valencia CF ha comunicado hoy a los medios de comunicación las pautas establecidas para la asistencia a la Junta General de Accionistas del próximo 20 de noviembre en el Palau de la Música de Valencia.  Entre esas normas destaca  la prohibición de retransmitir la junta en cualquier formato audiovisual, radiofónico o incluso a través de las redes sociales; que únicamente se podrá acreditar un redactor por medio, y la advertencia de que cualquier redactor o medio que publique alguna imagen  -sea en directo o en diferido- "no volverá a ser acreditado para ningún evanto organizado por el club, incluidos los partidos".

Es un asunto de semántica

Publicado en Valencia Fruits, nº 2.650 (11 de noviembre de 2014)

8/11/14

PARALELISMOS

Del nuevo Valencia se ha hablado mucho en los últimos meses. Desde que se anunció la venta de la sociedad ha habido tiempo por delante y suficientes argumentos para ello, y como a muchos, me da en la nariz que al club de Mestalla le ha ocurrido y le ocurre algo parecido a lo que sucede con Podemos, dicho sea salvando todas las distancias, que las hay, claro está. Pero desde el decorado, que es bastante similar, aparecen otras analogías.
La primera, que desde una orilla llegan toda clase de alabanzas de quienes se sentían huérfanos de esperanza, y han encontrado en Amadeo Salvo y en Peter Lim el soplo de aire fresco que les ha ilusionado, como le ocurre a Pablo Iglesias con sus correligionarios. Además, otra semejanza es que desde la acera opuesta se agudizan los nervios y se escuchan repetidas censuras, reproches e incluso algún que otro insulto de los más críticos, que no asimilan la transformación; o dicho de otra forma, la pérdida de poder que en este caso conlleva la presencia del empresario de Singapur. Las castas han pasado a ser historia.
El personal estaba harto de recibir más de lo mismo. ¿Les suena de algo la situación? Cansado de ver las mismas caras de siempre, esperaba y pedía a gritos un cambio que en el Valencia ha llegado de la mano de Salvo, que aunque ha sido quien ha traído a Lim, se ha convertido en una especie de Pablo Iglesias. Sin coleta, pero con gomina, Amadeo tiene capacidad mediática y labia de líder para meterse en el bolsillo a esos tantos y tantos aficionados que esperaban un mesías y el maná en forma de nueva estructura. Más paralelismos. Si a uno le están acompañando los resultados de las encuestas, a los otros les arropan los marcadores deportivos.
Pero de la misma forma que el discurso de Podemos ilusiona, también genera algunas dudas porque habrá que ver si la formación es capaz mantener el proyecto que ambiciona para que no se sustente únicamente en que los que están y los que estaban no han dado pie con bola. Ha de haber más. Y en el Valencia de Salvo (y de Lim que es el dueño) también ha de haber bastante más que anhelos. Ilusionaron los fichajes, maravilla el presente, con el equipo codeándose con el líder, y entusiasma el futuro, aunque de la misma forma genera dudas razonables. Entre otras cosas habrá que exigir que el nivel de plantilla no baje por la venta de jugadores, que se reanuden y terminen las obras del nuevo estadio, y confiar en que Lim no se canse y acabe vendiendo las acciones, y que lo de las castas sea algo del pasado.
 
(Publicado en Las Provincias, el 7 de noviembre de  2014)

5/11/14

No dice ni pío


4/11/14

Cuestión de cruces

 
Publicado en Valencia Fruits, nº 2.649 (4 de noviembre de 2014)

3/11/14

El preso


COSA DE LOS NERVIOS

Desde que el rey Juan Carlos dijo aquello de  "Lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir", casi todo el mundo ha hecho suyo este tipo de coletilla para resolver situaciones comprometidas. Pero últimamente se abusa de eso y mucho. Un día sí y otro también estamos escuchando reiteradas disculpas por aquí y por allá, como si de esa manera, sin más, se pudiera pasar página, en unos casos a los desmanes que la Justicia ha desvelado de algunos correligionarios, y en otros para zanjar discrepancias y determinadas acciones que se habían producido, vamos a justificar, porque los nervios estaban a flor de piel.
En el panorama político no hay que irse demasiado lejos para escuchar los repetidos actos de contrición. Sin embargo en el futbolístico no ha sido tan habitual, aunque echando de memoria aparecen las recientes excusas, como las de Piqué, por su genio ante la Guardia Urbana; las de Simeone, después de darle una colleja a un árbitro; las reiteradas del hoy barcelonista Suárez, por su instinto agresivo-bucal, o las de Blatter a Cristiano Ronaldo, porque... si este señor estuviera más veces callado diría menos sandeces.
El Campeonato de la Liga española apenas ha cumplido un cuarto de competición, pero por una cosa o por otra se está viviendo mucha tensión y, como se suele decir,  los protagonistas llegan a pasarse más de un pueblo y cuatro aldeas. En la Comunidad Valenciana, la proximidad del derbi Villarreal-Valencia, por mucha "gemanor" que se quiera buscar, presenta más tensiones que otra cosa. En el caso del equipo castellonense probablemente incide que cuesta mucho digerir la apurada remontada del Sevilla y también que escuece y mucho la baja de Musacchio, que se está haciendo notar.
En el Valencia también hay inquietud porque sin Dani Parejo para unas cuantas semana, se presumen algunos cambios, incluso de dibujo, y eso acelera todavía más a los futbolistas.
Ayer en la ciudad deportiva de Paterna Alcácer y Filipe Augusto se dieron algo más que golpecitos de contrición en el pecho, como hacen algunos mandamases estos días. Durante un lance del entrenamiento saltaron chipas por un quítame esas pajas, aunque el rifirrafe y terminó con un "lo siento".
Pero es que el día anterior, en la ciudad deportiva de Miralcamp, que es donde se entrena el Villarreal, fueron Bruno y Marcelino García Toral, su entrenador, quienes terminaron teniendo que aclarar posturas en el vestuario, porque en un momento de la sesión de trabajo se fueron un poco de la lengua y el asunto también terminó con otro "me he equivocado".
Será cosa de los nervios.
558. (Publicado en Las Provincias el 31 de octubre de 2014)
 

28/10/14

¿Quiénes son los beneficiados?


Publicado en Valencia Fruits, nº 2.648 (28-10-14)

27/10/14

La menina futbolera

 
 

24/10/14

A veces, en lugar de escribir prefiero dibujar (O las dos cosas).


LUZ AL FINAL DEL TÚNEL

Dicen que ya se ve. Que no es sólo un pequeño resplandor. No, no, ni mucho menos ¡Qué va! Aseguran que al final de ese túnel que parecía interminable, se perfila perfectamente iluminada la silueta del empresario Peter Lim.
–¡Ah, creí que estabas hablando Álvaro Negredo!
De Negredo, también, que ya está a punto para que Nuno decida incorporarlo al equipo. Ya verás mañana. En el Valencia han agotado las existencias de confeti y serpentinas, y han preparado la pista de aterrizaje para el desembarco.
–¿El desembarco de Lim o el de Negredo?
El de los dos. La bienvenida va a ser por partida doble. Será una especie de "welcome" con acento vallecano y otro como se diga en malayo. Esta vez va en serio.
–¿Lim y Negredo van a llegar al alimón?
Todo está preparado para eso. Oye, y si se retrasara la aparición y por hache o por be –o por ce o por de, que diría Tip– uno no está mañana en el palco y el otro ha de ver el partido desde la grada, no pasa nada. Justifiquémoslo. A veces las negociaciones resultan un poquitin lentas, ¿no?, y también conocemos la conveniencia de que un futbolista alcance una absoluta recuperación y puesta a punto antes de su reaparición.
Siempre hay argumentos. Otra cosa es que te los creas o no. Pero, ¿unos días más, quién lo puede notar? Mientras se disipe definitivamente la nebulosa de Riazor, y Paco Alcácer y Rodrigo sigan en la forma en que están, Negredo puede esperar. No hay prisa.
–¿Y lo de Peter Lim?
Pues lo que dice mi otro yo: En este club faltará dinero, que es lo que todo el mundo espera que llegue en abundancia con el empresario de Singapur, pero por otro lado lo que sobra –probablemente por necesidad– es paciencia. Así de simple.
Con los dos o sin los dos, lo importante, mañana, es que el Valencia resuelva la pequeña duda que se trajo de Galicia donde –vamos a pensar que por culpa de las meigas– el destino le jugó una mala pasada. Y más que cambios de cromos, frente al Elche la clave ha de estar en que Nuno consiga una variación de aquella actitud.
Igual que Nuno con los suyos, seguro Fran Escribá habrá visto repetidas veces los videos del Elche –en las últimas cinco jornadas su equipo solo ha sumado un punto– y, aunque cada partido es un mundo, no habrá pasado por alto el de Riazor, para estudiar cómo Víctor Fernández acertó a maniatar a los valencianistas.
El Elche, desesperado, también espera encontrar una luz al final de su túnel de ocho jornadas de sufrimiento. Pero en Mestalla habrá demasiada fiesta como para permitirlo.
557 (Publicado en Las Provincias el 24 de octubre de 2014)