30/6/15

El regante

Publicado en Valencia Fruits, nº 2.679 (30 de junio de 2015)

29/6/15

Pobreza y exclusión


Publicado en "QUÉ PAÍS - Digital de izquierda sin reparos", el 27 de junio de 2015

24/6/15

División de opiniones

Publicado en Valencia Fruits, nº 2.678 (23 de junio de 2015)

19/6/15

Prisionero de pactos

 
Publicado en "QUÉ PAÍS - Digital de izquierda sin reparos", el 19 de junio de 2015

16/6/15

Siembra y cosecha

Publicado en Valencia Fruits, nº 2.677 (16 de junio de 2015)

12/6/15

El concierto alemán


(Publicado en "QUÉ PAÍS - Digital de izquierda sin reparos", el 12 de junio de 2015)

SEVILLA, PIQUÉ Y CR7




Hay quien dice que en los momentos de euforia habla el subconsciente, aunque a veces parece que sea cuestión del inconsciente. La insensatez. Por lo que se dice, por cómo se dice, en dónde se dice y también por quién lo dice y por la repercusión que tiene lo que dice. Y hablamos de fútbol, ¿eh?, a pesar de que las barbaridades que se escuchan en los estadios se pueden extrapolar a escenarios mucho más solemnes. Se ve que quien o quienes alzan así la voz no piensan... sus palabras. Y no es solo cuestión de formas; el problema es de fondo.

Estos días se habla del ejemplar castigo que Competición ha impuesto al Sevilla y de que el club dijo que recurriría para no convertirse en el primer equipo sancionado con el cierre parcial de su estadio. Todo como consecuencia de los cánticos ofensivos de un grupo de radicales que, ¡pásmate!, dirigían a seguidores del un rival que nada tenía que ver con el partido Sevilla-Athletic, que era el que en ese momento se jugaba en el Sánchez-Pizjuán.

Los improperios y denuestos no han sido ni son exclusivos del estadio hispalense. Ni los hechos que ahora se pretende añadir, porque Competición quiere ampliar el tiempo del castigo y la cuantía de la sanción económica debido a la apertura de otros expedientes que recogen situaciones análogas.

El Sevilla, como es lógico, se queja. Controlar a la masa es complicado y aunque su afición –como en general las del resto de equipos– poco tiene que ver con el grupito de energúmenos que tienen espejo en el resto de escenarios, se ve que ha llegado el momento de decir basta.

Esta muy bien lo de acabar con agravios y dicterios colectivos. Pero se olvidan de meter n el cesto, o en vereda, a protagonistas de actuaciones ofensivas individuales. Las verbales y las gestuales de personajes de relevancia deportiva a los que, ya que muchos consideran ídolos, deberían de ser un ejemplo para los jóvenes que los imitan.

No se trata de señalar solo la reciente balandronada de Piqué, que durante la celebración del éxito del triplete citó a Kevin Roldán para mofarse de Ronaldo. Ese podio lo comparte el delantero portugués, que fue igual de mentecato cuando en el último partido en el Camp Nou se echó mano a los huevos para mostrar su discrepancia con la actuación arbitral tras una jugada con el citado Piqué. Y como los dos, muchos otros. La relación de iluminados con pocas luces es larguísima. 


Está bien que los que mandan traten de poner coto a tanto desatino. Pero su actitud con el Sevilla cojea del mismo pie que la de los ciudadanos que tan bien retrató la viñeta que ayer publicó Ramón en estas páginas. Porque es difícil de entender el criterio de que la mano derecha exija a unos lo que la mano izquierda consiente a otros.

580. (Publicado en Las Provincias, el 12 de junio de 2015) 




9/6/15

Hay banderas y banderas

Publicado en Valencia Fruits, número 2.676 (9-6-15)

7/6/15

La fábula de la (s) zorra (s) y el cuervo

(Publicado en "QUÉ PAÍS - Digital de izquierda sin reparos", el 5 de junio de 2015)

5/6/15

LA DEFENSA Y EL ATAQUE



El Valencia ha sido de siempre un equipo que ha mostrado especial fortaleza en su sistema defensivo. Podría decirse que sobre esa premisa ha ido fraguando su carácter, al margen del rendimiento que en ocasiones ha dado su capacidad ofensiva, que no por eso hay que dejarla aparte. Pero a lo mejor no es del todo acertada, o al menos no siempre en el fútbol, esa frase que se le atribuye a Napoleón o a uno de sus generales sobre que la mejor defensa es un buen ataque. No siempre. Por encima del talente ofensivo está el hecho de construir la casa con sólidos cimientos y eso, de años, al equipo blanquinegro le ha proporcionado consistencia y buenos resultados.

En el pasado reciente tenemos los mejores ejemplos con jugadores como Cañizares, Ayala y Albelda, que se constituyeron en un determinante eje de la formación, porque proporcionaron seguridad y ofrecieron un tremendo soporte al resto del equipo. En la pasada temporada se ha mantenido aquel criterio ya que Diego Alves, Otamendi y... vamos a incluir a Javi Fuego –aunque no al nivel de los otros dos– tomaron el testigo, convirtiéndose en el necesario sostén para afrontar la transición de defensa a ataque. Los números avalaron al equipo, aunque a algunos el juego no nos llegó a entusiasmar.

Todavía es pronto para mirar lo que está por venir, pero tampoco es cuestión de dormirse en los laureles porque la Champions no espera a nadie. La previa está ahí y de entrar en el torneo continental a quedarse fuera no hay que descubrir que existe todo un mundo de dinero y de prestigio.

Las cosas, por lo tanto, han de estar muy claras desde ya. Estos días se habla mucho de refuerzos, de delanteros... Se especula en que si se va este y que si viene el otro. Y, bien, "Quant més sucre, més dolç". Pero del eje fundamental del equipo de momento poquito o nada. Lo único que se sabe a ciencia cierta es que el portero Diego Alves necesita un relevo solvente porque va a tardar bastante en recuperarse de la grave lesión que sufrió en el último partido de Liga. ¿Y de los demás jugadores? Doctores tiene la Iglesia, aunque no sé si será el prelado o el amigo del jefe quien resuelva  en torno a una alternativa de solvencia para ocupar el puesto de medio centro, y sobre lo que pasará con Otamendi, quien por cierto habla de la Copa América pero sigue sin decir ni mu de su deseo de futuro.

Desde hace años el Valencia se ha caracterizado por cimentar la plantilla. Es el abc del fútbol y ahora no tiene porque ser al revés, se "fale em espanhol ou em português". Pero hay que insistir en que la mejor defensa no pasa por presentar exclusivamente un buen ataque, aunque nadie niega que el guiso se complementa con muchos ingredientes.



579 (Publicado en Las Provincias el 5 de junio de 2015)

2/6/15

Ya pasó la borrasca

Publicado en Valencia Fruits, nº 2.675 (2 de junio de 2015)